Picasso y Barcelona 1
Periodos de Picasso

Picasso y Barcelona

En este artículo me centro en la vida y obra Picasso y Barcelona entre 1895-1901,  desde su acceso en la Escuela de Artes y Oficios de Barcelona, a su primer viaje a París, en 1901, pasando por su  Ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, en 1897, «Els Quatre Gats» y la fundación en   1901, junto al escritor catalán Francisco de Asís Soler,  de la revista “Arte joven”.


En septiembre de 1895 la familia Picasso se traslada a Barcelona (José Ruiz  había permutado su puesto de profesor en La Coruña por otro en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, instalada en la casa de la Lonja), pasando a vivir en un piso de la calle Cristina, en los alrededores del distrito portuario, muy cerca de la Academia donde habría de trabajar el padre (si bien no tardaron en trasladarse al número 3 de la calle La merced).

La Escuela de Artes y Oficios de Barcelona (Escuela de la Lonja)

Pese a no cumplir con la edad requerida, José Ruiz  se las arregla para que su hijo pudiera realizar la prueba de acceso a La Escuela de Artes y Oficios de Barcelona, consistente en la ejecución de un dibujo del natural, prueba que Picasso realiza en un solo día y supera con creces. En las clases de Anatomía Artística y Perspectiva, Picasso conoce a Manuel Pallarés, con el que pronto forjará una gran amistad,  y  entra en relación con diversos  artistas e intelectuales catalanes, entre ellos, Carles Casagemas, y el escritor  Jaime Sabartés que, con el tiempo, llegará a ser su secretario personal.

El cambio de residencia fue trascendente, en lo que respecta a las expectativas artísticas del joven, pues pasó de vivir en una ciudad sin excesiva vida cultural, a una ciudad que, en aquellos momentos, era la puerta de España hacia Europa. Una ciudad abierta a las corrientes artísticas e intelectuales del momento y con unos cenáculos transitados por los artistas más vanguardistas y las mentes más inquietas del panorama español. Por supuesto, Picasso tarda en adaptarse a la nueva situación y, durante  varios años, su pintura se mantiene asentada en un realismo social muy al gusto de la época y de su progenitor.

Algunas obras de Picasso en Barcelona

Picasso y Barcelona 2
Pablo Picasso y Barcelona, Vista de Alicante desde un barco, 1895.

Picasso y Barcelona 3
Pablo Picasso y Barcelona, Escollera con un velero, 1896. Museo Picasso.

Picasso y Barcelona 4
Pablo Picasso y Barcelona, Claustro de la Catedral, 1896.
Picasso y Barcelona 5
Pablo Picasso y Barcelona, Claustro de la Catedral, 1896.
Picasso y Barcelona 6
Pablo. Hombre apoyado en un portal gótico de la catedral de Barcelona. , 1896.

Picasso y Barcelona 7
Picasso y Barcelona, Busto de joven, 1895 (43×40 cm). Museu Picasso, Barcelona.
Picasso y Barcelona 8
Picasso y Barcelona, Cabeza de muchacho, 1896, (29×26 cm.). Museu Picasso, Barcelona.
Picasso y Barcelona 9
Picasso y Barcelona, Hombre pintando, (1894-96).
Picasso y Barcelona 10
Pablo Picasso y Barcelona. Playa de la Barceloneta. hacia 1896.
Picasso y Barcelona 11
Pablo Picasso y Barcelona. Dibujo académico, Barcelona, 1895-1897.

Picasso y Barcelona 12
Pablo Picasso y Barcelona. La madre del artista. Barcelona, 9 de junio de 1896. Acuarela, tinta a pluma, lápiz grafito y lápiz Conté sobre papel, (18×12,7 cm). Museu Picasso, Barcelona.
Picasso y Barcelona 13
Picasso y Barcelona. El padre del artista. Barcelona, hacia 1896. Acuarela azul sobre papel, (18 x 11,8 cm.), Museu Picasso, Barcelona.

En 1896 Picasso pinta La Primera Comunión, obra que presenta en la Tercera Exposición de Bellas Artes e Industrias Artísticas de Barcelona. La obra recibe muy buenas críticas, lo que anima a don José Ruiz a alquilar un estudio  para su hijo, en el número 4 de la calle de la Plata, del Barrio de la Ribera.

Picasso y Barcelona 14
Picasso y Barcelona, La primera comunión, 1896.
Picasso y Barcelona 15
Picasso y Barcelona, Ciencia y caridad,1897. El lienzo obtuvo,  ese mismo año, una Mención Honorífica en la Exposición General de Bellas Artes de Madrid y, posteriormente, la Medalla de Oro de la Exposición Provincial de Málaga.

En 1897, Picasso, con 16 años, pinta en este estudio Ciencia y caridad, una de las obras más representativas de su periodo de formación. El lienzo obtuvo,  ese mismo año, una Mención Honorífica en la Exposición General de Bellas Artes de Madrid y, posteriormente, la Medalla de Oro de la Exposición Provincial de Málaga.

Ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid

En septiembre de 1987 Picasso se traslada a Madrid para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (dos años antes había visitado la capital con su padre, al regresar de la Coruña). A su llegada se aloja en el segundo piso del nº 5 de la calle San Pedro Mártir (muy cerca de Tirso de Molina). Sin embargo, al parecer, las clases no llegaron a interesar mucho al joven artista, que pasa más tiempo pintando en el Retiro o visitando el Museo del Prado,  que en las aulas.

Picasso y Barcelona 16
Picasso y Barcelona, Matador Luis Miguel Dominguin, 1897. Museo Picasso,  Barcelona.
Picasso y Barcelona 17
Pablo Picasso y Barcelona, Autorretrato con peluca, 1897, Museo Picasso,  Barcelona.

Enfermo de escarlatina regresa a Barcelona en el verano de 1898, en medio de un ambiente revuelto, debido a las guerras de Cuba y Filipinas.

Picasso y Barcelona 18
Pablo Picasso y Barcelona. Croquis diversos. Madrid, 1897-1898.

Picasso y Barcelona 19
Pablo Picasso y Barcelona. Manos del artista dibujando en un papel a Francisco Bernareggi. Madrid, 1898.

Picasso y Barcelona 20
Picasso y Barcelona, Muchacho bohemio desnudo, 1898
Picasso y Barcelona 21
Picasso y Barcelona, Retrato de Lola, 1899.

A su llegada, su buen amigo, Pallarés le invita a pasar una temporada en su casa natal, un pueblo catalán situado en Horta de Ebro. A partir de ese momento, el joven artista  deja de firmar como Ruiz para hacerlo con su segundo apellido, el materno: Picasso.

Picasso y Barcelona 22
Picasso y Barcelona , Casa en campo de trigo, 1898.

A su regreso a Barcelona, Picasso inicia una etapa más cercana a la naturaleza y, definitivamente, menos academicista. Con sus amigos Manuel Pallarés, Jaume Sabartés y Carles Casagemas, comienza a aventurarse en la Barcelona más canalla, con sus burdeles (entre otros en los de la calle Avinyó). Sin embargo, el cambio decisivo llega cuando Picasso comienza a frecuentar la taberna Els Quatre Gats.

Els Quatre Gats

Los artistas catalanes de finales del siglo XIX, afincados en París o, al menos, vinculados con las corrientes artísticas parisinas, solían ser asiduos del cabaret “Le Chat Noir” (El gato negro), un local bohemio, situado en el barrio  de Montmartre. Allí actuaban cantoautores célebres como Arístide Bruant, se llevaban a cabo espectáculos de teatro de sombras chinescas, dirigidas por Pere Romeu,  y las veladas siempre estaban animadas por melodías de piano.

Picasso y Barcelona 23
Cartel de Steinlen  anunciando el “Chat Noir”,  1896.
Picasso y Barcelona 24
Primer número de la revista Quatre Gats, febrero de 1899, Barcelona.

Picasso y Barcelona 25
Picasso. Retrato de Pere Romeu. Barcelona, 1900.

Picasso, de la mano  de sus amigos (Carles Casagemas, Manuel Pallarés, Jaume Sabartés…) y, seguramente,  atraído por la presencia de artistas como Ramón Casas y Santiago Rusiñol, terminará por convertirse, con 18 años, en asiduo de Els Quatre Gats

Picasso y Barcelona 26
Opisso, Els 4 gats, 1899. Aparecen retratados  Romeu (de pie), Picasso, Canals, Casas, Rusiñol, Mir, Hugué, Vidal y Nonell.
Picasso y Barcelona 27
Picasso y Barcelona,  Cartel para Els Quatre Gats, 1899.
Picasso y Barcelona 28
Picasso y Barcelona, Interior  Els Quatre Gats, 1900.

En el local, siguiendo el modelo de Els Quatre Gats, además de servir comidas y bebidas,  se llevaban a cabo conciertos, sesiones de sombras chinescas, exposiciones  (la primera exposición que colgó de sus paredes fue la de Isidro Nonell) y veladas literarias, por lo que los amigos de Picasso, le animaron para que hiciese allí una exposición de sus obras. Picasso (que desde 1900 compartía estudio con Carles Casagemas), no se hizo de rogar y, en febrero de 1900, expuso en la sala grande de Els Quatre Gats, una amplia colección de retratos (dibujos al carboncillo, coloreados en ocasiones con acuarelas) y un óleo (“Últimos momentos”) que es aceptado y expuesto enel pabellón español de la Exposición Universal de París de 1900, lo que motivó que Picasso (en compañía de Casagemas y Manuel Pallarés) viajara en otoño a la capital francesa  por primera vez.

Picasso y Barcelona 29
Pablo Picasso y Barcelona. Joan Vidal Ventosa. Barcelona, 1899-1900. Carboncillo, lápiz negro y aguada sobre papel. Museu Picasso, Barcelona.
Picasso y Barcelona 30
Pablo Picasso. Retrato de Jaume Sabartés, sentado. Barcelona, 1900. Carboncillo y pintura a la esencia sobre papel verjurado. 48,5 x 32,4 cm.  Museu Picasso, Barcelona.
Picasso y Barcelona 31
Pablo Picasso. Eveli Torent Marsans. 1899-1900. Carboncillo sobre papel verjurado. 47,5 x 31,4 cm. Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona.
Picasso y Barcelona 32
Pablo Picasso y Barcelona, Boceto a lápiz para Últimos momentos, 1899-1900, Museo Picasso, Barcelona.








Picasso y Barcelona 33
Pablo Picasso y Barcelona, La vida, , 1903,
Cleveland Museum.

Últimos momentos se ha considerado perdida durante muchos años, conservándose  apenas un boceto preparatorio.  Sin embargo, al llevar a cabo la radiografía de la obra del periodo azul “La vida”, se descubrió que bajo la pintura se escondía el cuadro. Picasso había pintado encima una obra en la que el simbolismo de la vida, cubría los recuerdos de la muerte (por suicidio) de su gran amigo Casagemas.

Picasso y Barcelona 34
Picasso y Barcelona, Autorretrato, 1899.
Picasso y Barcelona 35
Picasso y Barcelona, Autorretrato, 1899. Destaca el “yo”.
Picasso y Barcelona 36
Pablo Picasso, Retrato de Carles Casagemas, 1899.
Picasso y Barcelona 37
Pablo Picasso, Hombre al estilo de El Greco, 1899.
Picasso y Barcelona 38
Picasso. Retrato de Josep Cardona i Furró, 1899.

Picasso y Barcelona 39
Pablo Picasso y Barcelona . Retrato de Santiago Rusiñol. Barcelona, 1899-1900.

Picasso y Barcelona 40
Picasso y Barcelona. Retrato de Miquel Utrillo. Barcelona, 1899-1900.

Picasso y Barcelona 41
Picasso y Barcelona , Retrato de Miguel Utrillo, Barcelona, 1899-1900.

Picasso y Barcelona 42
Pablo Picasso y Barcelona. Carretero. Barcelona, 1898. Lápiz Conté . Museu Picasso, Barcelona.
Picasso y Barcelona 43
Pablo Picasso y Barcelona. Barrenderos. Barcelona, hacia 1899. Museu Picasso, Barcelona.


Picasso y Barcelona 44
Picasso y Barcelona. Hombre con barba, de pie y de perfil. Barcelona, marzo de 1899. Lápiz Conté sobre papel. 48,5 x 32 cm. Museu Picasso, Barcelona.

Picasso y Barcelona 45
Pablo Picasso y Barcelona. Hombre apoyado en una pared. Marzo 1899. Lápiz Conté sobre papel e ilustración pegada en el margen derecho. 49 x 32,7 cm. Museu Picasso, Barcelona.
Picasso y Barcelona 46
Pablo Picasso y Barcelona. El padre del artista. Barcelona, c. 1899. Lápiz Conté sobre papel. 40,9 x 32 cm. Museu Picasso, Barcelona.
Picasso y Barcelona 47
Picasso y Barcelona. Autorretrato, bocetos de Pompeu Gener y Oriol Martí , 1899-1900.

Primeros viajes a París

En sus primeros viajes a París, el joven artista descubre el Louvre y las pinturas de  Paul Gauguin, Degas, Manet, Cézanne, Toulouse-Lautrec,  Van Gogh ( “el más grande de todos”, según reconocería al final de sus días)… La influencia de estos grandes artistas, pronto podrá apreciarse en sus obras, pero como el propio artista diría años más tarde: “Se ha dicho que en mis inicios en París copiaba a Toulouse-Lautrec y Steinlen. Es posible. Pero nadie ha confundido los cuadros de Toulouse-Lautrec y Steinlen con los míos

Picasso y Barcelona 48
Pablo Picasso,  Picasso y Manuel Pallarés contemplando la torre Eiffel, 1900. Tinta sepia a pluma sobre papel (8,8 x 11,1 cm). Museu Picasso, Barcelona.

Picasso se impregna de la vorágine parisina y establece contactos con importantes marchantes de arte. El 24 de junio de 1901,  exhibe por primera vez sus obras (junto con el pintor vasco Francisco Iturrino),  en la galería de Ambroise Vollard, ubicada  en la prestigiosa calle Laffite de París.

Vuelta a Madrid

En 1901, tres años después de su primera estancia en Madrid, y después de una estancia en París, Picasso vuelve a la capital de España, alojándose en una pensión de la calle Caballero de Gracia, detrás de la Gran Vía. No tarda en

alquilar una buhardilla en la calle Zurbano, esquina con Almagro y Zurbarán.

El gran novelista Pío Baroja nos dice  en sus memorias:

«Pablo Picasso, cuando estuvo en Madrid, había tomado un estudio hacia la calle de Zurbano, y se dedicaba a pintar de memoria figuras de mujeres de aire parisiense, con la boca redonda y roja como una oblea. Picasso era tipo de mirada aguda, con una sonrisa irónica y burlona».

En  1901, Picasso funda, junto al escritor catalán Francisco de Asís Soler, la revista “Arte joven”, de la que Soler era el editor literario  y Picasso el  director artístico. El primer número de la revista  se publica el 10 de marzo de 1901, ilustrada con numerosos dibujos de Picasso (caricaturas, escenas de calles y cafés, campesinos, gitanas, señoritas…) que evocaban las obras de Steinlen y Toulouse Lautrec.

Picasso y Barcelona 49
Portada del número preliminar de la revista “Arte joven” con un dibujo de Picasso, 1901.
Picasso y Barcelona 50
Portada del cuarto  de la revista “Arte joven”, junio 1901. En la parte inferior un retrato de Baroja, por Picasso.

Picasso y Barcelona 51
Picasso y Barcelona, Ilustración para «Arte joven»

En estos meses, Picasso frecuenta a intelectuales y artistas y logra que escritores  de prestigio,  como los hermanos Baroja, Valle-Inclán Azorín o Unamuno, publiquen en “Arte Joven”. El hermano de Pio Baroja, el pintor Ricardo, contribuye también con tres estudios de carbón de amigos modernistas. La  revista está igualmente representada con traducciones de  Goethe, Schiller, Shelley, Guerra Junqueiro, Santiago Rusiñol, Jacinto Verdaguer…

 Los creadores de la revista declaran que su misión es renovar, “regenerar” el arte:

Sin compromiso, huyendo siempre de lo rutinario, de lo vulgar y procurando romper moldes, pero no con el propósito de crear otros nuevos, sino con el objeto de dejar al artista libre el campo, libre completamente para que así, con independencia, pueda desarrollar sus iniciativas y mostrarnos su talento.

No es nuestro intento destruir nada: es nuestra misión más elevada. Venimos a edificar. Lo viejo, lo caduco, lo carcomido ya caerá por sí sólo, el potente hálito de la civilización es bastante y cuidará de derrumbar lo que nos estorbe.

Lo que subsista, lo que tenga fuerza suficiente para resistir los embates de lo nuevo, lo que se mantenga firme e incólume, a pesar de la tormenta, no es viejo: es joven, joven siempre, joven aunque cuente mil años de existencia.

Virgilio, Homero, Dante, Goette […], Velázquez, Ribera, el Greco, Mozart, Beethoven, Wagner… éstos son los jóvenes eternos, cuantos más años pasan más grandes son, crecen en vez de perecer y mientras el mundo exista existirán ellos: Son los inmortales.

Los responsables de la revista declaran también que no publicarán retratos, biografías ni necrologías de toreros. Que no pueden ser simpáticos, “de ninguna manera, a los lectores asiduos de Blanco y Negro y a los coleccionistas de cromos de las cajas de cerillas”, y abogan por críticas compasivas. Toda una declaración de intenciones, para una revista que pretendía renovar las artes.

La  estancia de Picasso en Madrid fue breve, si bien cabe destacar que  es en su estudio de la calle  Zurbano, donde inicia su “periodo azul”, con el cuadro  Mujer en azul. El lienzo fue presentado a la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1901, donde obtuvo  una mención honorífica. Finalizado el certamen, Pablo Picasso no pasó a recogerlo. Al cabo de varias décadas, Enrique Lafuente Ferrari, director del denominado Museo de Arte Contemporáneo, localizó la pintura y la incorporó a las colecciones estatales.

Picasso y Barcelona 52
Picasso y Barcelona, Mujer en azul, 1901.

En mayo de 1901, Picasso vuelve a París,  alternando su residencia entre  Barcelona y la capital parisina. En 1904, el artista español se instala definitivamente en París, donde monta  su estudio en las riberas del Sena y entabla  amistad, con los poetas Guillaume Apollinaire, Max Jacob o el dramaturgo André Salmon, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *